La Oración

La oración, afortunadamente, no es únicamente  tarea humana, sino que es acción de Dios. Orar es encontrarse con el Padre que incansablemente se nos acerca.  Nuestro drama, a veces tragedia, consiste en que por más que el Padre nos llama y requiere,  aumentamos otros ruidos, o nos hacemos los sordos,  con tal de  no enfrentarnos a su palabra y a Él mismo.

Orar es violento, es choque de fuerzas porque nos supera y compromete. No tiene nada que ver con el rezo litúrgico. Tal vez por ello, el creyente prefiere aplazarlo un día y otro, pero, no podemos confundirnos, ineludiblemente deberemos orar porque necesitamos, y nuestros seres queridos también, ayuda, ser perdonados y ser curados. Necesitamos mostrar nuestra gratitud. Necesitamos que Dios agrande nuestro corazón y mente para convertirnos en  sus auténticos hijos.
Te invitamos a que inicies un tiempo diario para orar. Te invitamos a que te unas a nuestros  cultos de oración comunitarios donde aprenderás a orar y encontrarás la confirmación de tu oración.
Empieza ahora mismo: 

" Padre, te necesito. Padre, enséñame a orar. Padre, ¿qué quieres de mí? Padre, dame compañeros de oración. En el nombre de Jesús. Amen. "​​

  • Instagram
  • Facebook icono social